Cheesecake de limón y maracuyá – sin horno

Cheesecake de limón y maracuyá - sin horno

Pocas frutas tan poco apetitosas en apariencia – de esas que pasas de largo completamente en la verdulería, con esa forma redonda despareja y piel arrugada – y tan increíbles cuando se la combina en un buen postre. Con limón más que nada, porque el maracuyá, o fruta de la pasión, tiene un dejo alimonado, más intenso y más dulce al mismo tiempo. Y el olor! Tan fresco que me hace acordar a la ropa que se seca al sol. Un poco exagerado, no?

Cheesecakes es una de las cosas que más me gustan cocinar. También comer, y si, pero es más el encontrar la receta perfecta, infalible, que se cocine sin una sola rajadura, que sea hiper cremosa, y ésas cosas que nos hacen la diferencia a los amantes de la pastelería. Pero siempre horneadas.

Cheesecake de limón y maracuyá - sin horno

Pocas veces hice una sin horno. Hasta que aparece alguna idea, o sobra algo en un frasco en la heladera – curd de maracuyá por ejemplo – o tengo que cocinar para 35 porque es el cumpleaños de mi padre, y, según él, todos sus amigos esperan que yo cocine. Según él.

Por mucho que me queje, me encanta que me pidan, por lo menos unas cuantas semanas antes. Cuando finalmente se acerca el día, siempre es inoportuna la fecha, llueve a reventar o justo se nos superpone con otra cosa. Pero igual todo sale bien. En el caso de esta cheesecake de limón y maracuyá, más que bien si me guío por los comentarios de los invitados. Un par se me sentaron al lado a comentar lo buena que estaba.

Cheesecake de limón y maracuyá - sin horno

Cheesecake de limón y maracuyá - sin horno

Y yo que creía que la receta no estaba del todo lograda, que le faltaban un par de detalles.

Así que se las paso tal cual la serví ese día. No lleva nada de gelatina, entonces hay que servirla bien fría a menos que quieran ensuciar platos y tenedores (yo no quería!), así que la congelé y la serví 15 minutos después de sacarla del freezer, en cuadraditos chiquitos para agarrar con los dedos. Y bueno, era mucha gente. Los cuadraditos chiquititos rinden mucho.

Con el curd que les sobre, pueden untarlo sobre tostadas, o mezclarlo con crema batida y rellenar una torta. O hacer un maracuyá pie con merengue arriba, tipo lemon pie. Queda muy bien con chocolate también. Yo haría una tarta con masa de chocolate, curd y merengue. O éstos cupcakes de coco otra vez. Ponele (como diría Vero Mariani).

Curd de maracuyá

Curd de maracuyá

Cheesecake de limón y maracuyá - sin horno

Cheesecake de limón y maracuyá - sin horno
 
Se puede hacer media receta sin problema. Para la pulpa de maracuyá vaciar la fruta en un bowl y con un tenedor deshacer los pedazos grandes. Va a quedar irregular y con semillas. Si quieren sin semillas y todo lisito, tienen que tomarse el trabajo de separar las semillas y procesar el resto. Para mí es un trabajo innecesario, pero cada uno sabe si quiere o no morder semillas de maracuyá.
Rinde: 12 cuadrados grandes
Ingredientes
Para el curd de maracuyá:
  • 3 yemas de huevo
  • ¾ taza pulpa de maracuyá
  • ¼ taza jugo de limón (1 a 2 limones)
  • 100g manteca
  • 50g (1/4 taza) azúcar
Para la cheesecake:
  • 2 tazas galletitas molidas
  • 115g manteca derretida
  • 600g cream cheese (yo uso Finlandia), a tº ambiente
  • 500cc crema, a tº ambiente
  • 1 lata leche condensada
  • Ralladura de 2 limones
  • ½ cucharadita extracto de vainilla
  • 1 taza curd de maracuyá
Modo de Preparación
Para el curd de maracuyá:
  1. En un bowl batir yemas y azúcar por 1 minuto. Agregar el maracuyá, jugo de limón y reservar.
  2. En una cacerola mediana, derretir la manteca sin que hierva.
  3. Agregar la mezcla de yemas y cocinar sobre fuego bajo/medio, revolviendo todo el tiempo, hasta que la mezcla se espesa, pero que no hierva.
  4. Llenar frascos, esterilizados si quieren guardarla mucho tiempo, o no si la van a usar dentro de los próximos 5 a 6 días.
Para la cheesecake:
  1. Procesar, o mezclar en un bowl, las galletitas con la manteca hasta que parezca arena mojada.
  2. Forrar un molde de 23x33 con papel aluminio, de manera que sobresalga un poco por los costados más largos. Los costados cortos quedan sin papel.
  3. Repartir la mezcla de galletitas por el fondo del molde, y aplastar lo más parejo posible. Yo uso las palmas de mis manos. Llevar a la heladera mientras que hacen el relleno.
  4. En un bowl grande batir el queso hasta que esté sin grumos y bien liso.
  5. Agregar la crema y batir unos 2 o 3 minutos, hasta que empieza a espesar un poco.
  6. Agregar leche condensada, ralladura de limón, vainilla y mezclar bien.
  7. Volcar sobre la base de galletitas, con cuidado para que quede pareja. Esparcir un poco para que llegue a los bordes.
  8. Con una cuchara, agregar montoncitos de curd por encima de la mezcla de queso. Con un cuchillo, marmolar con cuidado de no romper la base.
  9. Llevar a la heladera unas 2 o 3 horas, hasta que endurezca un poco, y después congelar envuelto el molde en film, y cuidando que esté sobre una superficie plana.
  10. Sacar 15 minutos antes de servir. Pasar un cuchillo por los bordes para separar y cortar en cuadrados.
  11. Mantener en la heladera.

curd adaptada de How to be a Domestic Goddess, por Nigella Lawson

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Me pasó eso mismo que describís con el aspecto del maracuyá. La primera que lo vi fue en un hotel en Brasil (era adolescente) cortado al medio. Lo comían así con la cuchara. No me animé a probarlo. En otro viaje comí una tarta que era un manjar y cuando le pregunté al mozo me dijo que era de maracuyá. Tiempo después me di cuenta que era una Key Lime Pie pero con maracuyá, una delicia suprema. Desde ahí lo amé. Como no consigo seguido compro la fruta y congelo la pulpa para el resto del año.

  2. Pingback: Panna cotta con miel, maracuyá y mango - Cocina Central

  3. Pingback: Galletitas Pepas con frutilla - Cocina Central

  4. Pingback: Caipirinha de frutilla y maracuyá - Cocina Central

  5. Pingback: Financieros con frutas y de chocolate - 2 recetas - Cocina Central

  6. Pingback: Isla flotante con caramelo y dulce de leche - Cocina Central