Focaccia integral con uvas asadas y queso de cabra

Focaccia integral con uvas asadas y queso de cabra

Primero lo primero: hoy estoy en el blog de Vero, Alma Singer! Inmejorable manera de empezar la semana y el mes de mi cumple.

Antes de concentrarnos en la focaccia integral de hoy, ojalá hayan probado las uvas asadas que conocieron en el post de la cheesecake de 8 horas. O me gustaría que fueran a comprar uvas – sin semilla por favor – y las asaran con apeniiitas de aceite de oliva hasta que estén achicharradas y hayan concentrado toda el azúcar natural que tienen. Y ojalá se hayan sorprendido de lo buenas que son. Caramelitos.

Son las que usé para la cubierta de esta focaccia, con un poco de romero fresco y queso de cabra al final, cuando la comí. Tremenda. Y como tiene harina integral da la sensación que no es tanta harina. Si claro.

Focaccia integral con uvas asadas y queso de cabra

Yo elijo la focaccia por sobre la pizza todos los días. No hay discusión. Me gusta más comerla y ni hablar hacerla. Es más fácil y la mezcla de crocante por afuera con muy esponjosa por adentro, hace que me encante. Hacela sólo con aceite de oliva con sal y se vuelve buenísima. Agrégale después uvas asadas y queso de cabra desgranado y la como dos días seguidos.

Focaccia integral con uvas asadas y queso de cabra

No me acuerdo la primera vez que comí focaccia, pero me acuerdo perfecto la vez que me quedó grabada – en Italia un día de lluvia a la tarde que comí un sandwich de focaccia tostado relleno de jamón y queso –  y me hizo empezar a hacerla en casa, una y otra vez, probando muchas recetas, todas buenas, algunas mejores, con esa cantidad grande de aceite de oliva que parece mucho y que una vez cocinada te das cuenta que se absorbió, hizo una capa crocante y que es una de las bases para ese gusto a oliva difícil de explicar cuando mordés un pedazo. Fan absoluta soy. 

Focaccia integral con uvas asadas y queso de cabra

Hoy es una versión con harina integral, uvas caramelizadas, queso de cabra, y la cantidad que corresponde de buen aceite de oliva para que sea un manjar, como les cuento arriba. Para variar un poco. Siempre viene bien. 

Focaccia integral con uvas asadas y queso de cabra
 
Rinde: 20 porciones
Ingredientes
Para la focaccia integral:
  • 2 cucharaditas levadura seca
  • Pizca de azúcar
  • 375ml (1½ tazas) agua tibia
  • 1 cucharada aceite de oliva
  • 300g (2 tazas) harina integral super fina
  • 350g a 400g harina 000
  • 1½ cucharaditas sal
  • ½ taza aprox. de aceite de oliva
  • Uvas asadas, receta abajo
  • 2 a 3 cucharadas de romero fresco
  • Sal (yo uso parrillera o marina)
  • 1 taza queso feta, desgranado
  • Pimienta negra recién molida
Para las uvas asadas:
  • 4 tazas uvas sin semillas
  • 1 cucharadita aceite de oliva
Modo de Preparación
Para la focaccia:
  1. En el bowl de la amasadora, poner levadura y agua con una pizca de azúcar. Dejar 5 minutos hasta que espume.
  2. Agregar aceite de oliva (primera cantidad) y harina integral. Mezclar con cuchara de madera hasta que esté mezclado y poner en la máquina con el gancho amasador.
  3. Agregar sal de a poco y harina 000, de a ½ taza por vez a velocidad baja.
  4. Subir a velocidad media y mezclar 5 minutos, hasta que sea una masa elástica y apenas pegajosa. Si estuviera muy pegajosa, agregar harina extra de a cucharada, pero no agregar de más porque la focaccia va a quedar dura.
  5. La masa es brillante y suelta. Es preferible más blanda que más dura.
  6. Aceitar apenas un bowl, poner la masa, dar vuelta para que quede cubierta toda la masa en aceite, tapar con film y dejar leudar hasta duplicar su volumen, entre 1 y 1½ horas.
  7. Prender el horno a 200ºC. Aceitar dos moldes de 23x33cm.
  8. Dividir la masa en dos, y poner en cada molde. Estirar con las manos aceitadas (si, es un poco enchastre) hasta que llegue a los bordes. Si no quiere llegar, dejarla descansar unos minutos y seguir estirando.
  9. Con los dedos, hacer hendiduras (tipo hoyuelo de la cara) por toda la superficie.
  10. Rociar con aceite de oliva por arriba, desparramar las uvas y romero, y agregar sal marina o parrillera a gusto.
  11. Tapar con film y dejar leudar de 35 a 45 minutos. No va a duplicar el volumen, eso está bien.
  12. Si las hendiduras se diluyeron mucho, hacer otras con los dedos de vuelta. Tampoco van a quedar muy marcadas, no se preocupen.
  13. Cocinar por unos 20 minutos, hasta que la cubierta está dorada y seca. La base tiene que estar dorada también y sonar hueca cuando la golpean despacio con los nudillos.
  14. Enfriar 5 minutos en el molde sobre rejilla de metal, agregar el queso, rociar apenas con aceite de oliva y pimienta negra.
  15. Cortar en cuadrados y servir.
Para las uvas asadas:
  1. Prender el horno a 180ºC.
  2. Poner las uvas en una asadera, agregar aceite y rodar las uvas para que se cubran. Es poco aceite y está bien. Asar por 20 a 30 minutos, hasta que empiecen a achicharrarse y dorar. No cocinarlas de más para esta receta porque se siguen cocinando con la focaccia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Pingback: Risotto de remolachas - Cocina Central