Postre de manzanas al horno

Postre de manzanas al horno

Al final no me salió escribir lo que tenía en mente, o por lo menos pensé que lo tenía en mi cabeza, pero si hubiera sido así estaría escribiéndolo, no?

Es decir que todas las sensaciones que tuve – y en parte sigo teniendo – el martes pasado, cuando tantas personas nos enfilamos atrás del hashtag #graziasgraziaVero y se generó esa avalancha de buena energía y solidaridad pura, no se como traducirlas de una manera que justifique ‘y algunas reflexiones’ en el título como originalmente escribí. Y vieron que cuando algo no sale es al pedo forzarlo. En algún momento me iluminaré y escribiré algo interesante de leer sobre este mundo excepcional que es el de ser blogger.

Postre de manzanas al horno

Así que solo tienen receta y pavadas clásicas como las de tantos otros posts en este blog.

Pero este postre de manzanas al horno no es poca cosa. Es una de esas recetas que te asombran. Por lo inusual. Y por lo rica. Son manzanas cocinadas en su propio jugo con azúcar, naranja y manteca. Una receta genial y única, que tengo entendido viene de una Anne (que no me acuerdo su apellido ahora pero estaba en la tapa del libro de cocina) originalmente, pero vaya uno a saber si es así. Además sin apellido difícil que les sirva para algo. (13/07: Finalmente me acordé! y es Anne Willan, de La Varenne)

Esta hoy es adaptada de una de Dorie Greenspan, una grosa de la pastelería sin snobismos ni grandes gestos, pero que tiene recetas posta, de las que sirven de acá hasta siempre.

Postre de manzanas al horno

La primera vez que la comí fué hace bastantes años, cuando mi padre estaba casado con su tercera mujer (va por la cuarta… oficial… ). Me acuerdo perfecto, una montaña de manzanas tipo compota compacta en forma de budín. En ese momento me dió la receta ‘a viva voz’ y nunca la escribí. Me acuerdo que llevaba jugo de naranja, por eso lo agregué. Que tiene sentido porque el jugo dulce de la naranja se mezcla con el de las manzanas y se caramelizan con más fuerza que si fueran manzanas solas. Esa receta no puedo conseguirla ahora, ninguna posibilidad, cosas de las separaciones no en buenos términos vieron?

Postre de manzanas al horno

Lo ideal es la mandolina porque cortas las manzanas finitas, finitas. Pero yo no tenía cuando hice la de la foto, y si le ponen empeño y paciencia con un buen cuchillo de cocina se pueden cortar lo suficientemente finitas para que quede un postre como tiene que ser. Después compré la mandolina, obvio. Tengo gadgets de todo tipo como descarozador de manzanas (que uso para las ciruelas) y pesitas de cerámica (que es lo mismo si uso arroz o garbanzos) para las masas de tartas, una mandolina no puede faltar, por más que la use muy muy de vez en cuando.

Para lograr la caramelización este postre de manzanas va al horno varias horas, bien tapado, hay quienes lo hacen con un peso encima para aplastarlas bien, pero yo no lo hice. Me dió fiaca, no encontraba nada que encajara y lo dejé así nomás, papel aluminio bien tapado y listo. Lo aplasté un poco durante la cocción. Salió lo más bien.

Postre de manzanas al horno

Llenar el molde es como armar una valija, parece que nada entra pero con un poco de organización no queda ni un lugarcito vacío. Después irán viendo si quieren con más o menos azúcar, otra especia y cosas así. No se preocupen si parece que las manzanas rebalsan porque después se achican y mucho. Toda el agua pierden.

No hay mucho más para agregar. Buen fin de semana a todos.

Postre de manzanas al horno

Cantidad 8 porciones

Si quieren, usen otras especias como jengibre y coriandro o cardamomo.

Ingredientes

  • 50g (1/4 taza) azúcar común
  • 1/4 cucharadita canela molida
  • 4 manzanas verdes, peladas, sin carozo
  • 45g manteca, derretida
  • Ralladura y jugo de 1 naranja

Instrucciones

  1. Prender el horno a 120ºC. Enmantecar un molde de budín mediano.
  2. Mezclar en un bowl chiquito azúcar y canela.
  3. Cortar las manzanas en cuartos, sin carozo, y después en láminas bien finitas.
  4. Ir acomodando capas en la budinera, poniendo pedacitos en los lugarcitos que van quedando, llenando todos los lugares lo más posible.
  5. Arriba de cada capa de manzanas, pincelar con un poco de manteca derretido, azúcar con canela y ralladura. Así hasta terminar todas las manzanas.
  6. Terminar con una capa de azúcar.
  7. Por el borde echar el jugo de naranja, inclinando el molde para que se reparta lo más posible.
  8. Apretar con las manos para que quede lo más compacta posible y tapar con papel aluminio. Hacer un par de cortes arriba para que salga el vapor durante la cocción.
  9. Si quieren pueden poner otro molde igual con agua encima para aprisionar las manzanas para que se cocinen más compactas.
  10. Cocinar por 2 horas y ver como está. Seguir cocinando hasta que las manzanas hayan reducido su volumen y se note con color dorado claro. A mi me gusta que se caramelice bien, así que lo dejo como dos horas más. Pero depende. Vayan mirando.
  11. Sacar el papel aluminio y dejar enfriar un poco. Pasar un cuchillo para soltar los bordes, y dejar enfriar del todo.
  12. Llevar a la heladera hasta el momento de servir. Desmoldar sobre la fuente de servir.
  13. Cortar con cuidado (a mi me gusta el serrucho del cuchillo de pan) y comer con crema batida o solo.

adaptada de Around My French Table, por Dorie Greenspan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    • Tendría que quedar bien, pero las peras se cocinan mucho más rápido que las manzanas. Que estén verdes, no maduras porque te va a quedar puré de peras! Y habría que cocinarlas menos tiempo seguro. un beso

  1. Este postre es lo mas Pau, simple y todos ganan!
    Me acuerdo de haberlo hecho con mangos en su temporada.
    En tibio y con crema ay! no me imagino el tuyo!
    Felíz lunes abrigado!