Torta de chocolate y dulce de leche – Devil’s food cake

Torta doble chocolate y dulce de leche - Devil's food

Tener a mano varias recetas buenas de torta de chocolate siempre es útil. Hoy la torta es una versión (de las miles de recetas dando vueltas) de la devil’s food cake, o torta del diablo, una variante que generalmente incluye una mezcla líquida de chocolate al principio, como si hicieran un nesquik espeso, que varía pero suele tener cacao y/o chocolate, leche o crema o agua y extracto de vainilla.

Torta doble chocolate y dulce de leche - Devil's food

He hecho muchísimas a través de los años y hay dos que me encantan. Una es esta, la otra es la de los Baked boys y la receta está en el post de Torta de Chocolate, cerveza negra y crema. Algunas las repetí después de años (no digo décadas porque me siento muy vieja) y resultaron un fiasco. Claro, hace 30 años había poca receta dando vuelta, con suerte conseguías chocolate de taza, entonces esas recetas eran lo más. Hoy, con taaaanto exceso de información, algunas recetas pasan a retiro para siempre.

Torta doble chocolate y dulce de leche - Devil's food

Esta es actual, de un lugar en Londres que tiene un libro tan tan tan lindo que soy sincera cuando les digo que hago muchas cosas de ahí porque es linda la foto. Si, de catorce con suerte parezco a veces. Igual resultó que las recetas son posta, los marshmallows (aunque el último comentario disiente conmigo, jaja), la torta mousse de chocolate vegana, los brownies matadores. En fin, todo el libro debe ser bueno.

Torta doble chocolate y dulce de leche - Devil's food

Así que prueben otra receta más de torta de chocolate. Y después me cuentan. O si ya la probaron porque me siguen en instagran – si no me seguís te digo que te perdés recetas que acá no están, o que tardan en llegar porque no tengo más tiempo, están avisados – contame que te pareció. Así se que les gusta. Siempre es bueno saber.

Torta doble chocolate y dulce de leche - Devil's food

 

Torta doble chocolate y dulce de leche - Devil's food
 
Rinde: 8 a 10 porciones
Ingredientes
Para la torta:
  • 120g (1 taza) cacao amargo
  • 250ml (1 taza) agua hirviendo
  • 125ml (1/2 taza) leche entera
  • 1½ cucharadita extracto de vainilla
  • 125g manteca, a tº ambiente
  • 275g (1⅓ tazas) azúcar rubia o negra
  • 150g (3/4 taza) azúcar común
  • 125ml (1/2 taza) aceite vegetal (yo uso canola o girasol)
  • 4 huevos, a tº ambiente
  • 280g (2 tazas) harina 0000
  • 1¼ cucharadita bicarbonato de sodio
  • ½ kg dulce de leche
Para la cubierta:
  • 100g chocolate semi amargo
  • 20g manteca
  • 200g dulce de leche
Modo de Preparación
Para la torta:
  1. Prender el horno a 180ºC. Enmantar un molde de 24-26cm y enharinar o espolvorear con pan rallado fino como hago yo. (O 24 moldes de cupcake).
  2. En un bowl mediano poner cacao y agregar agua hirviendo. Mezclar y agregar leche y vainilla. Reservar.
  3. En un bowl grande batir manteca con los dos azúcares por 2 o 3 minutos.
  4. De a poco agregar el aceite batiendo.
  5. Agregar huevos de a uno, batiendo bien cada vez.
  6. Tamizar harina con bicarbonato.
  7. Agregar en 3 veces la harina alternando con la mezcla de chocolate en 2 veces. Mezclar bien pero no batir de más.
  8. Poner en el molde y cocinar de 35 a 45 minutos para la torta y unos 20 minutos para cupcakes.
  9. Dejar enfriar del todo y desmoldar. Lo mejor es envolver en film y rellenar al otro día.
  10. Hacer dos cortes y rellenar con dulce de leche.
  11. Cubrir toda la torta con el glaseado de chocolate y dulce de leche
  12. Guardar lo que sobra tapado pero no en la heladera. Es mucho más rica sin frío.
Para la cubierta:
  1. Derretir chocolate y manteca (yo lo hago de a 20 segundos en el microondas, revolviendo bien y cuidando de no quemar el chocolate), y después agregar el dulce de leche. Mezclar bien.

 

Conitos de dulce de leche y chocolate blanco – o fantasmitas de Halloween

Conitos de dulce de leche y chocolate blanco

Alguien me preguntó ayer algo como ‘Hiciste muchas cosas de Halloween para el blog?’… silencio de radio. Y después una carcajada acompañada por un ‘Muchas?? no hice ni una, soy cero manualidades’ o algo similar.

Y de golpe me acordé de estos fantasmitas que hice algunos años atrás para el otro blog. Para que quede en el archivo, esto es lo más habilidosa que soy en la cocina. Como verán poco, pero la receta es la posta. Una bomba. Lo más.

Conitos de dulce de leche y chocolate blanco

Entonces resulta que los fantasmitas se transforman en los mejores conitos de dulce de leche bañados en chocolate blanco con base de shortbread que probaste. Y ahí tiene sentido haber abierto este post y encontrarte con esos ojitos de chips de chocolate que te miran en la primera foto y que no sabés bien que es. Por eso lo agregué al título, para que no se asusten. Miran para cualquier lado, porque como les dije antes no tengo paciencia para la decoración.

Conitos de dulce de leche y chocolate blanco

Así que pasemos a la receta.

Ya sabemos que es una base de shortbread – esa maravilla de tres ingredientes (manteca, harina y azúcar) crocante, mantecoso y único en el gusto –  que en este caso lleva un par de ingredientes más, y además está hecho con manteca avellana que lo hace todavía mejor de lo que es con manteca común, después viene una torrecita de dulce de leche pastelero hecho en casa (que les paso la medida para que lo hagan si es que tienen dulce de leche común) porque tiene que sostenerse y no chorrearse, y el chocolate blanco, que cuánto mejor calidad mejor el conito. Los ojitos son optativos.

Conitos de dulce de leche y chocolate blanco

Para el dulce de leche tenés que agarrar la manga. Sino probá suerte haciendo pinitos de dulce arriba de las galletitas como puedas, tipo heladero de cucurucho habilidoso. Yo voy con la manga, es más fácil.

El baño de chocolate a mi no me sale muy bien como verán. Los pinitos se me tildan para un costado.

También pueden hacer directo alfajorcitos (y si, siempre hay una alternativa a las manualidades en la cocina). En este caso el orden de los factores no altera el producto. O las formas no alteran el gusto.

Conitos de dulce de leche y chocolate blanco

Lo que si altera es tener esta receta de shortbread y poder hacer dulce de leche pastelero en casa. Eso si que suma. Y aprovecho para dedicarle este post a mi mamá que cumple años el 31- también cumple años ese día la segunda mujer de mi padre, pero eso es para otro momento, o para el diván directamente.

Happy Halloween!

Conitos de dulce de leche y chocolate blanco - o fantasmitas de Halloween
 
Pueden hacer alfajorcitos que es más simple.
Rinde: unos 50 conitos
Ingredientes
Para la base de shortbread:
  • 225g manteca, a tº ambiente
  • 2 cucharaditas jugo de limón
  • 140g (1 taza) harina 0000
  • 125g (1 taza) fécula de maíz o Maizena
  • 1 cucharadita polvo de hornear
  • ⅛ cucharadita sal
  • 1 cucharadita vainilla (extracto o pasta)
  • 1 cucharada leche
  • 150g (3/4 taza) azúcar común
Para el dulce de leche pastelero:
  • 2 tazas dulce de leche común
  • 2 cucharadas (15g) fécula de maíz o Maizena
  • 1 cucharada leche
Para el bañado:
  • 170g chocolate blanco, derretido y tibio
  • Chips mini de chocolate, para los ojos
Modo de Preparación
Para la base de shortbread:
  1. Tener listo un bowl con hielo donde entre medio justa la olla donde se dora la manteca.
  2. Hacer manteca avellana, derritiendo toda la cantidad en una ollita con bordes altos. Cuando empieza a hervir, primero hace espuma y después unas burbujas grandes, todo con mucho ruido. Después de 8 a 10 minutos a fuego medio, las burbujas se van y aparece espuma. Ahí empieza a dorarse, y el olor es a tostado.
  3. Sacar del fuego y agregar el jugo de limón. Va a empezar a burbujear de manera furiosa.
  4. Poner en el bowl con hielo y dejar solidificar. O pasar a un bowl y llevar a la heladera hasta que esté firme.
  5. Pasar la manteca a un bowl grande.
  6. Agregar la harina, tamizándola junto con la maizena, el polvo de hornear y la sal. Mezlcar bien.
  7. Agregar vainilla, leche y azúcar. Mezclar bien todo. Va a ser apenas seco. Si es necesario unir un poco con las manos pero tener cuidado de no trabajarla mucho.
  8. Hacer un cilindro (o dos si es mucha masa) de unos 5cm de ancho, envolver en papel film y enfriar por 1 hora o hasta que pueda cortarse en rodajas sin perder la forma.
  9. Unos 15 minutos antes de cortar las cookies, prender el horno a 150ºC.
  10. Forrar una placa con papel manteca.
  11. Con un cuchillo afilado de cocina, cortar redondeles de 1 cm aprox.. Poner en la placa, dejando un poco entre cada una.
  12. Cocinar por unos 30 minutos, hasta que están apenas doradas.
  13. Dejar enfriar sobre rejilla de metal.
  14. También se pueden hacer un cilindro más ancho, hacer cookies grandes y después cortar el centro con un cortante redondo, como en la foto.
Para el dulce de leche pastelero:
  1. Poner el dulce de leche a calentar en una ollita a fuego bajo, revolviendo seguido.
  2. En un bowl mezclar fécula de maíz con la leche. Unir bien.
  3. Cuando el dulce de leche empieza a ponerse más líquido, agregar la mezcla de leche de a poco mientras se mezcla con cuchara de madera o espátula.
  4. Llevar a hervor, revolviendo siempre, por unos 3 o 4 minutos, con cuidado que no se pegue el fondo de la cacerola.
  5. Dejar enfriar del todo y poner en la heladera 1 hora antes de usar.
  6. Cuando está frío, poner en una manga con pico liso y ancho. Poner sobre cada redondel de shortbread haciendo un ‘pinito’ o montañita de dulce de leche. Empezar en el centro del redondel de galletita con la manga perpendicular, y apretar suave pero constantemente mientras se va subiendo la manga hasta la altura que se quiera llegar.
  7. Congelar los conitos por media hora.
Para el baño de chocolate blanco:
  1. Tener listas los chips de chocolate para los ojos si los van a usar.
  2. Tener derretido y tibio el chocolate blanco.
  3. Bañar con cuidado cada cono directo del freezer, haciéndolo girar con cuidado para que se cubra bien todo de chocolate.
  4. Poner los ojos enseguida si quieren.
  5. Dejar enfriar del todo antes de comer.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

Captaron el título? Además del caramelo para acaramelar la budinera – clásico, tipo flan – a esta isla flotante la hacemos flotar en dulce de leche. Que tal esa sobredosis de dulce? Si me preguntan a mí, genial.

La redundancia que genera leer ‘con caramelo y dulce de leche’ se desdibuja cuando la comés. Porque pegan. A pesar que parecen primos hermanos, pegan juntos. Se entienden. Así que isla flotante que flota en caramelo y dulce de leche. Receta infalible si las hay. Enserio. Yo la hice docenas de veces, y la persona que me la enseño, cientos de veces. No falla. Menos si flota en tanta cosa rica.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

Este postre es merengue cocido. Nada más. Claras, azúcar, pizca de sal, más azúcar para el caramelo, y el opcional de dulce de leche. Que para mí no es opcional. Pero cada uno con su gusto. Hacete un sabayón o crema inglesa con las yemas que te sobraron y listo, lo comés como lo hacía mi abuela. O sólo caramelo. En fin, que flote donde quiera.

Pero si mirás las proporciones de azúcar y claras en otros merengues, como el italiano o suizo, esta receta lleva menos azúcar. El resultado es etereo, un bocado que se deshace enseguida y no cansa.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

A los que el merengue les parece algo que no siempre sale, o que no saben cuándo dejar de batir, hoy les cuento que para esta receta es muy simple.

Un bowl grande, un batidor eléctrico (o kitchen aid, of course), los ingredientes. Batís y parece que no levanta mucho. Pero seguís y si, empieza a espesar y unos minutos más, minutos menos, si levantás el batidor, el pico está firme cual pelo de Miley post Disney. Si lo levantás y la punta se cae tipo jopito al que le falta fijador, le falta un minuto o dos. O tres. Es cuestión de ir viendo.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

Yo te aconsejo acaramelar la budinera antes que nada. Y después prender el horno y preparar la fuente para el baño maria. No pongan esa cara, es cualquier fuente (yo uso una asadera con bordes de 5cm) donde entre un poco de agua. Porqué será que la palabra baño maria da como que es algo complicado no? Como cuando algo lleva gelatina. Pero sigamos.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

El caramelo lleva un ratito. Y hay que tener cuidado. No me canso de repetir que el caramelo está a mil grados y no hay que tener distracciones. Tengan uno o dos repasadores a mano para cuando tienen que girar el molde para acaramelar bien todo. Quema. Se necesita hacerlo con cuidado y con repasadores para agarrar el molde. Porque sin caramelo la isla flotante no tiene onda. Y es necesario para que no se pegue al molde.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

Cuando se enfría va tapada a la heladera. Puede estar dos o tres días, lo que lo hace ideal para invitados. No hay que correr con el postre a último momento.

Van a ver que se encoge cuando se enfría y parece medio feucha. Pero cuando la desmoldan, voilà, se transforma en un postre alto, blanco y bañado en una caramelo espeso. Y rinde no saben como. Y si quieren embellecerla y cortar un poco el dulce, sírvanla con frambuesas frescas – además del caramelo y dulce de leche, se entiende no? -. Una locura.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

Y que hacen con las yemas? Uff, hay de todo. Ya lo saben de memoria: cuadrados de membrillo, cheesecake con curd de maracuyá, ñoquis de calabaza y ricota, alfajores de maicena de Marina, key lime pie de Juli, o mayonesa de sésamo (otra locura).

Isla flotante con caramelo y dulce de leche

Mi parte preferida? Comer directo de la fuente la mezcla de caramelo y dulce de leche. Asi solita, sin isla. No paso la lengua por la fuente de casualidad.

Isla flotante con caramelo y dulce de leche
 
Rinde: 10 porciones
Ingredientes
Para el caramelo:
  • 300g (1½ tazas) azúcar
Para el merengue:
  • 9 claras, a tº ambiente
  • 150g (3/4 taza) azúcar
  • Pizca grande de sal
  • 1 taza dulce de leche
  • 4 cucharadas de agua o leche, para aligerar el dulce
Modo de Preparación
  1. Prender el horno a 115ºC (bien bajo).
Para caramelizar el molde:
  1. Poner los 300g de azúcar distribuida en el fondo de la budinera (grande con tubo central), y calentar sobre fuego medio/bajo. De a poco va a empezar a derretirse.
  2. Con una cuchara de madera ir revolviendo, cuidando que no se queme en un sólo lugar. Si es necesario ir moviendo el molde para que el azúcar se derrita parejo. Usar repasadores o manopla para agarrar el molde!.
  3. Si tarda en derretirse subir un poco el fuego pero cuidado que no se queme el azúcar.
  4. Cuidado con poner la mano sobre el tubo del medio del molde cuando revuelven porque se pueden quemar.
  5. Cuando empieza a dorarse, ir revolviendo para que tome color parejo. Eventualmente se va a dorar y derretir por completo.
  6. Sacar del fuego y con mucho cuidado, agarrar el molde por los costados con repasadores porque el molde está muy caliente.
  7. Sin demorar porque el caramelo se endurece rápido, ir rotando el molde para que el caramelo cubra lo más posible las paredes.
  8. Con una cuchara levantar caramelo para cubrir el tubo central. Que quede lo más cubierto posible. Pero en algunos lugares va a haber más caramelo que en otros.
  9. Reservar.
Para el merengue:
  1. Poner agua a hervir mientras que hacen el merengue.
  2. Poner las claras a tº ambiente en un bowl, agregar sal y empezar a batir a velocidad media por 1 minuto.
  3. De a poco ir agregando el azúcar, y batir a velocidad alta hasta que esté brillante, unos 3 a 4 minutos. El merengue tiene que sostenerse firme cuando levantan el batidor. Si necesitan batan un poco más.
  4. Con una espátula, poner en el molde con caramelo, que va a empezar a romperse no pasa nada, y desparramar tratando que no queden huecos de aire.
  5. Poner el molde en otro molde o placa con bordes de unos 5 cm y llevar al horno.
  6. Agregar con cuidado el agua hirviendo, bien despacio para que no se chorree ni se mueva el molde.
  7. Cocinar unos 40 y ver. Tendría que haber subido al borde del molde y estar bastante firme al tacto.
  8. Apagar el horno y dejar la isla flotante adentro con la puerta cerrada.
  9. Después de 1 hora, ponerla sobre una rejilla de metal 1 hora más. Envolver en papel film y enfriar por lo menos 8 horas y hasta 3 días.
  10. Para desmoldar, poner el molde destapado sobre fuego bajo, moviéndolo para calentar todo parejo. Es apenas que hay que hacerlo, solo hasta que el caramelo empieza a derretirse y la isla se mueve si mueven al molde.
  11. Con cuidado desmoldar sobre la fuente que van a servir, que tenga algúm borde porque tiene que contener el caramelo y dulce de leche.
  12. El caramelo que quedó en el molde, calentarlo sobre fuego bajo y con una cuchara echarlo sobre la isla.
  13. Calentar el dulce de leche con 4 cucharadas de agua o leche; tiene que quedar con consistencia de miel. Echar un poco sobre la isla y poner el resto en una jarrita para servir.

Acaramelando la budinera

Como acaramelar una budinera

 

 

 

Brownies matadores

Brownies matadores

Si supieran lo que estuve para decidir que título ponerle a estos brownies que son una bomba, una mezcla de mil ingredientes que parecen que no pegan pero que te pegan en el medio del paladar y quedás con los ojos abiertos sin entender que es exactamente lo que estás comiendo, al mismo tiempo que decís ‘no puedo creer lo buenos que están’, al mismo tiempo que pensás ‘como hago para esconderlos y que nadie me vea’, o cosas por el estilo.  El nombre me salió como pudo, y me quedé con la traducción del de inglés, killer brownies o brownies matadores. Por algo se llaman así, te dejan K.O.

Brownies matadores

Los había hecho hace bastante, después de comprar un libro tan lindo, con fotos tan lindas, que hice tres o cuatro recetas una atrás de la otra sólo para abrirlo todos los días. Y resultó que además de lindas las fotos las recetas son geniales. De acá saqué los marshmallows de vainilla, estos brownies de hoy, la torta mousse de chocolate vegana que por ahora solo está en inglés, y una cheesecake de chocolate y maní que la hice varias veces pero nunca jamás le saqué una foto. Esas cosas que pasan vieron. A veces me olvido que tengo un blog. Si claro.

Brownies matadores

Volviendo a la receta de hoy, las fotos del post de Vintage Kitchen eran bien feas. No enserio, fieras. Porqué no hacerlos otra vez, sacar fotos más lindas y de paso ver si todavía son brownies matadores como me los acuerdo. Y al llegar a la cantidad de azúcar me agarró una cosita! Ustedes vieron la cantidad que es? De esa que te hace pensar es tres o cuatro turnos seguidos con el dentista.

Brownies matadores

Pero cuando me pongo a repetir una receta por el temita que me generan cierto escozor las fotos, agarro el post viejo y la hago tal cual, exacta. Porque lo que no quiero es que alguien piense que las fotos son directamente proporcionales a la calidad de la receta. Entonces no queda otra más que seguir adelante con la cantidad de azúcar que dice. Y pensar que vas a hacer brownies que te los acordabas como buenos pero que era más la foto que otra cosa.

Brownies matadores

Y resulta que no. Que los llevás a la oficina, y el cadete – medio obse del gimnasio y la comida saludable – viene masticando desde la cocina, preguntando si vos trajiste ese paquetito que había en la heladera y que qué es, porque son tremendos. Y si, quién sino yo puede llevar tantas cosas al mismo tiempo que puse una parte en la heladera para otro día para que no tengan sobredosis de azúcar. Pero eso no se lo digo.

Brownies matadores

Porque pruebo un poco y ahí me acuerdo de como es que hay que comer estos brownies. Dos días después. Ponele que uno y medio, o uno porque los hiciste a último momento y ya es el cumpleaños de tu hija. Pero nunca el día que los hacen. Es decir, 24 horas mínimo. Tampoco es para tanto pensarán.

Brownies matadores

Bueno, si es para tanto y les cuento porqué. Resulta que esa cantidad de azúcar que hizo que casi no los hicieras, después de uno o dos días se vuelve como caramelosa, mezclada con el chocolate parece una trufa que quiere ser bombón azucarado, pero tan rico que no se imaginan. Y todo ese cachivache de ingredientes que marmolaron por encima – manteca de maní, dulce de leche y coco – son los compañeros de fórmula perfectos. Misteriosamente, todo combina. Quién lo hubiera dicho no?

Brownies matadores

Por eso hay que probar. Y que no sea siempre lo mismo. Para sorprenderse.

Ah, de más está decir que una fuente de estos te rinde que ni te cuento. Porque los cortás en cuadraditos así de chiquitos. Ya tenés postre de navidad mirá lo que te digo.

Brownies matadores
 
Rinde: 18 brownies chicos
Ingredientes
  • 250g chocolate semi amargo bueno
  • 250g manteca
  • 4 huevos
  • ½ cucharadita sal
  • 250g (1¼ tazas) azúcar negra
  • 250g (1¼ tazas) azúcar común
  • 250g (1¾ tazas) harina 0000, tamizada
  • 30g (1/3 taza) coco rallado, sin azúcar
  • 60g (2/3 taza) nueces, picadas gruesas (opcional, yo no las usé hoy)
  • 100g (3/4 taza) manteca de maní
  • 100g (3/4 taza) dulce de leche
Modo de Preparación
  1. Prender el horno a 180ºC. Enmantecar y forrar con papel aluminio o manteca un molde redondo o cuadrado de 23cm (o similar).
  2. Derretir manteca con chocolate en un bowl, sobre agua hirviendo sin dejar que el fondo del bowl toque el agua directamente, o en el microonda, calentando de a 30 segundos y revolviendo bien entre cada vez. Mezclar bien y reservar.
  3. Poner huevos, sal y los azúcares en otro bowl grande y mezclar con cuchara de madera o batidor de mano hasta unir bien. No hace falta batir.
  4. Agregar la mezcla de chocolate a la de huevos y mezclar todo bien.
  5. Agregar harina y revolver hasta unir pero sin batir ni mezclar de más.
  6. Poner la mezcla en el molde y cubrir los bordes. Desparramar el coco y las nueces (si usan) por encima. Presionar apenas para que se metan un poquito en la masa.
  7. Poner sobre la mezcla cucharadas o montoncitos de manteca de maní y dulce de leche. Con la punta de un cuchillo marmolar un poco. No mucho porque tiene que quedar mas o menos diferenciado cada ingrediente. Hay que sacar un poco de masa de brownie de abajo y subirla a la superficie, pero cuidado de no romper el papel de abajo. Háganlo como les salga.
  8. Cocinar en el horno durante 15 minutos; bajar la temperatura a 160ºC y cocinar otros 15 a 20 minutos. Depende mucho del horno, puede llevar un poco más de tiempo.
  9. No cocinar hasta que la masa esté firme, tiene que moverse un poco cuando lo sacan.
  10. Dejar enfriar del todo, envolver en papel film y guardar en la heladera 1 día antes de comer.

Torta de Vainilla, Dulce de Leche, Praline y Chocolate

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Si me fijo en cuáles son las palabras mas googleadas que traen a los lectores a este blog, siempre se trata de cosas simples, como trufas, cuadrados de manzana o galletitas de chocolate. Y hablando de google, estoy preparando un post sobre como usar google+ si sos blogger, algo que surgió hace un par de semanas en una reunión de amigas bloggers. Chicas, no me olvidé!

Es por eso que hoy tenemos una clásica torta de vainilla, con una capa de dulce de leche con praliné de avellanas, y cubierta con una mezcla de chocolate y queso crema. Mortal. Y tres recetas en una, que las pueden usar para muchísimas otras cosas.

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Empecemos por la torta de vainilla, o bizcochuelo. De esas recetas que no fallan, y siempre te salvan. Es una textura muy mejorada con un poco de almidón de maíz (maicena che), que la hace más agradable en la boca, más tierna (que palabra para describir una torta, no?). Pero si. Es una torta de vainilla tradicional pero mejorada.

El dulce de leche, el que quieran. Yo consigo cada tanto el que ven en la foto, que sigue siendo mi preferido por sobre cualquier otro. No hay ninguno – no importa de donde, porque vieron que siempre hay alguien que te dice ‘pero esperá a que te traiga el que hacen en no se donde’, como con los salamines, que cada ciudad tiene el mejor – que lo supere. Mirando los ingredientes, es el único que no tiene jarabe de maíz o fructosa, un ingrediente que le ponen a todo para espesar o endulzar de manera barata. Por eso es tan rico, sigue teniendo los mismos ingredientes que el dulce de leche que hacían mis abuelas cuando yo era chica.

10/02/2015: debo reconocer que el único que se le acerca al dulce de leche Chimbote es el Cachafaz, que ahora se consigue en frasco, y lo probe por primera vez hace una semana. Un golazo.

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

El praliné es una magia de dos ingredientes. Si nunca lo hicieron vale la pena que prueben.

Pero ojo al piojo, que es caramelo y cuando uno hace caramelo no hay distracción que valga. Nada de atender el teléfono o estar con la espátula mezclando el chocolate. Todos los sentidos en el caramelo para que todo salga bien.

Y por favor, no prueben de la cuchara porque no se dieron cuenta… estamos hablando de azúcar a ciento cincuenta millones de grados… se entiende no?

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

La cubierta es muy, muy rica, con un touch distinto y no muy dulce gracias al queso. Yo traté de hacerla prolija – después de todo había que sacar fotos – pero la decoración pasteleril no es para nada lo mío, así que cubran la torta cómo más les guste que yo no voy a decir nada.

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate

Lo importante es el gusto. Y que le guste a todos. Al final, lo tradicional garpa. Y mucho.

Torta de Vainilla con Dulce de Leche, Praline de Avellanas y Cubierta de Chocolate
 
Rinde: 8 porciones
Ingredientes
Para la torta:
  • 180g manteca a tº ambiente
  • 370g (2 ¾ tazas) harina 0000
  • 40g (¼ taza) almidón de maíz
  • 1 ¼ cucharaditas polvo de hornear
  • ½ cucharadita bicarbonato de sodio
  • ¾ cucharadita sal
  • 300g (1 ½ tazas) azúcar
  • 1 ½ cucharadita extracto de vainilla
  • 3 huevos a tº ambiente
  • 375cc (1 ½ tazas) leche entera
  • 1 cucharada jugo de limón fresco
  • 1 ½ taza de dulce de leche
Para el praliné de avellanas:
  • 135g (2/3 taza) azúcar
  • 100g avellanas, tostadas y peladas
Para la cubierta de chocolate:
  • 140g chocolate con leche
  • 255g chocolate semi amargo
  • Pizca de sal
  • ¼ cucharadita extracto de vainilla
  • 225g queso Philadelphia o Finlandia, a tº ambiente
Modo de Preparación
Para la torta:
  1. Prender el horno a 180ºC. Enmantecar, o rociar con spray vegetal, y enharinar un molde de torta de 24cm.
  2. Por un lado tamizar harina, almidón, polvo de hornear, bicarbonato y sal. Reservar.
  3. En un bowl poner leche y limón y reservar. Se va a cortar, está bien.
  4. En un bowl grande, con batidora eléctrica, batir manteca e ir agregando el azúcar de a poco, hasta que esté aireado, unos 3 a 4 minutos.
  5. Agregar la vainilla, y los huevos de a uno, batiendo muy bien cada uno antes de agregar el otro. Todo este batido hace que la torta leude mejor.
  6. Agregar en 3 veces lo seco, alternando con la leche en 2 veces. No batir mucho, sólo hasta incorporar.
  7. Volcar en el molde y cocinar unos 40 minutos, hasta que está dorada y un probador en el medio sale seco.
  8. Dejar enfriar sobre rejilla y desmoldar.
Para el praliné de avellanas:
  1. Derretir el azúcar en una olla mediana sobre fuego medio. Revolver un par de veces con cuchara de madera mientras se va derritiendo. Al principio se hacen pelotas pero se empieza a dorar y disolver parejo. Si es necesario bajar un poco el fuego para que no se queme el caramelo. Tener cuidado de no probar la cuchara y estar atento, que es caramelo hirviendo!
  2. Sacar del fuego cuando el color es semi oscuro, pero cuidado que va de dorado a quemado enseguida si nos descuidamos.
  3. Inmediatamente, agregar las avellanas y volcar sobre un silpat o papel manteca enmantecado, y desparramar como se pueda. Se empieza a endurecer rápido. Dejar enfriar del todo.
  4. Romper una vez frío lo que se pueda con la mano o el palo de amasar entre dos pedazos de papel manteca.
  5. Se pueden poner pedazos medianos en la procesadora y moler un poco, pero eso depende de lo potente que sea la procesadora, porque el praliné es duro. Yo lo muelo un poco con palo de amasar y algo con la procesadora y ya está, que quede desparejo pero no se me rompa nada.
Para la cubierta de chocolate:
  1. Derretir los dos chocolates en el microondas (de a 30 segundos revolviendo bien cada vez para cerciorar que sigue habiendo pedazos enteros), o sobre una olla de agua hirviendo sin que el fondo del bowl toque el agua.
  2. Dejar entibiar y agregar el queso crema y la sal. Batir hasta que la mezcla está bien lisa y brillante.

receta de bizcochuelo de Smitten Kitchen Cookbook, de Deb Perelman; cubierta de chocolate de Cakes, de Maida Heatter