Marshmallows clásicos de vainilla

Marshmallows clásicos de vainilla

Ya les conté que hay recetas que me persiguen y otras a las que persigo, como éstos marshmallows, bien clásicos.

Sé que quiero hacer algo – la realidad es que quiero hacer todo y la vida es una sola – pero lo dilato, no busco recetas, estoy siempre con la idea pero no le pongo mucha energía ni encaro los pasos previos, algo así como querer ganar el loto pero no hacer el laburito de ir todos las semanas a comprar el papelito. Así que un día finalmente encaré hacer marshmallows caseros, de vainilla, bien simples. 

Y los llamo marshmallows, así en inglés nomás, porque la palabra malvavisco me pega para atrás, y ni siquiera se usa acá. O se usa tanto – o tan poco – como la de inglés. Cada uno pronuncie como le guste y todos contentos.

Marshmallows clásicos de vainilla

Hacer marshmallows caseros es uno de esos proyectos que hay que programar un poquito, no por la receta en sí que no es complicada, pero necesita atención y organización. La suficiente como para que no anden los niños colgándose de las piernas pidiendo upa por ejemplo. Porque hay que hacer almíbar y usar glucosa (hiper recontra pegajosa), y tener ritmo para que los marshmallows no empiecen a endurecerse antes que los hayan desparramado en la fuente. En fin, no van a atender el telefono en el medio de la receta, ni los hacen mientras que los chicos están en la bañadera. Se entiende?  

Después de leer varios blogs con recetas, parece que si no sos cuidadosa terminás con pegote por todos lados, batidora, mesada, ropa… A mí me dió miedo de terminar como esta escena de Asterix en Helvecia cuando comen fondue y el que pierde el pan tiene una prenda (amo Asterix, segundo atrás de Mafalda, por supuesto).

marshmallows2

Cuando finalmente me decidí hacerlos, preparé todo, leí muchas recetas, elegí una clásica y les dediqué la tarde. La kitchen aid ayuda mucho para el merengue, no vamos a mentir, si lo hacen con la manual les va a llevar un poco más de tiempo y cuidado al agregar el almíbar. Todo se puede.

Marshmallows clásicos de vainilla

Y como había decidido que la primera vez iban a salir impecables – obse y exigente salió la chica – de leer tanta receta entendí que hay que empezar y terminar la receta sin interrupciones. Y que hay que aceitar bien el molde dónde se ponen a secar para que no se peguen.

Imaginense mi situación mental pensando que no iba a poder desmoldarlos. Entonces agarré el spray vegetal (horror, ya sé, pero no falla nunca), y reventé las paredes del molde, amarillas estaban de tanto que le di al aerosol. Pero no me iba a pasar lo de no poder desmoldarlos, eso seguro. La cosa es que se desmoldaron divine, pero bien amarillos en los bordes, un espanto. Igual nada que unos recortes no arreglen.

Marshmallows clásicos de vainilla

Marshmallows clásicos de vainilla

Algunos tips para que la aventura de hacer marshmallows sea lo menos pegajosa posible:

– Tengan todos los ingredientes listos y la receta bien leída antes de empezar.

– Si usan glucosa y miden con taza, acéitenla o rocíenla apenas para que la glucosa se deslice fácil de la taza.

– Hay que usar termómetro. Si no tienen compren uno. Y usen fuego alto, sino están para siempre tratando que llegue a la temperatura que necesitan. Igual tarda como 10 minutos.

– Una batidora de pie (tipo Kitchen Aid) es altamente recomendable. Es mucho más fácil el batido. Si es manual tienen que tener cuidado para batir con una mano y agregar el almíbar con la otra. O pidan a alguien que las ayude. Y traten que no sean los chicos…

– Forren el molde con papel manteca y rocíen con spray vegetal los bordes y la espátula que usan para desparramar la mezcla. Espolvoreen con azúcar impalpable para poder guardarlos sin que se pegoteen.

– Y no los hagan en días muy húmedos.

Marshmallows clásicos de vainilla

Para empezar estos son bien clásicos. Después hay muchas variantes. Es cuestión de probar.

Y se los dedico a Sole, que le pone garra a todo, no sólo la comida, y un día vino y me preguntó, ‘che, es difícil hacer marshmallows?’.

Y… ustedes dirán.

Marshmallows clásicos de vainilla

 

Marshmallows clásicos de vainilla
 
Lean bien la receta y tengan todo listo antes de empezar.
Rinde: 36 cuadrados chicos
Ingredientes
  • 20g gelatina sin sabor en polvo
  • 120cc (1/2 taza) agua fría
  • 450g ( 2¼ tazas) azúcar común
  • 160g (1/2 taza) jarabe de maíz o glucosa
  • 180cc (3/4 taza) agua
  • 1½ cucharadita extracto de vainilla
  • 1 taza azúcar impalpable, para espolvorear
Modo de Preparación
  1. En el bowl de la batidora, poner la primera cantidad de agua fría. Espolvorear la gelatina por encima y dejar hidratar.
  2. Forrar un molde de 23x33cm con papel manteca y rociar toda la superficie con spray vegetal.
  3. En una ollita mediana, poner azúcar, glucosa o jarabe de maíz y la segunda cantidad de agua.
  4. Cocinar sobre fuego medio hasta que se disuelva, pasando un pincel mojado en agua por los bordes alrededor de la olla, justo arriba de la mezcla, para que no se formen cristales.
  5. Subir el fuego, poner el termómetro, y cocinar hasta que llega a los 120ºC, entre bolita blanda y dura.
  6. Con el batidor puesto, enganchar el bowl en la batidora y empezar a batir la gelatina hidratada.
  7. De a poco, en un hilo, pero de manera constante, verter la mezcla de azúcar caliente en la gelatina mientras se bate a velocidad alta. Tratar de echar el almíbar en el espacio que queda entre el batidor y la pared del bowl; de esa forma va directo a la gelatina y no a los batidores.
  8. Seguir batiendo por unos minutos hasta que la consistencia es esponjosa, como merengue espeso. Agregar vainilla y mezclar.
  9. Inmediatamente poner la mezcla en el molde preparado, y alisar con una espátula apenas aceitada o rociada con spray vegetal.
  10. Dejar secar a temperatura ambiente or 1 hora y espolvorear con azúcar impalpable. Dejar secar unas horas más hasta que no está más pegajoso y puede desmoldarse.
  11. Cuando está listo para desmoldar, levantar el papel manteca y usar un cuchillo aceitado para cortar cuadrados. También pueden usar tijeras aceitadas.
  12. Pasar cada pedazo por azúcar impalpable para cubrir del todo.
  13. Guardar en lata o recipiente hermético por unas 2 semanas.