Torta de limón, amapolas y glaseado de limoncello

Torta de limón, amapolas y glaseado de limoncello

El limón es sinónimo de primavera y ya van varias semanas que no llevo casi nada dulce a la oficina. A la gente hay que darle de comer, o no? Aunque la versión que llevo es sólo limón, sin semillas. Sí con glaseado de limoncello. Soy una eterna amante de cocinar con licores, sobre todo tortas. En cualquier momento hago de vuelta una torta imperdible de chocolate y whisky y se las subo.

La primera vez que hice esta torta, hace años, era para un brunch con amigas en mi casa. Pasaban las horas y nadie comía ni un pedazo. Había muchas otras cosas para comer  – típico mío que quiero sacarme las ganas de hacer un montón de recetas que vienen esperando, y pretendo que 5 personas coman por 20 – y esta torta parecía tan simple y aburrida. Yo sabía lo buena que era y terminé casi obligándolas a probarla antes de irse. La cosa es que al final no sabían cómo hacer para comerla y terminaron llevándose pedazos a su casa.

De ahí en más siempre me la pidieron, la torta hecha y la receta. Es la mejor, increíble. No falla nunca.

Torta de limón, amapolas y glaseado de limoncello

La vez que saqué las fotos que ven, le puse amapolas (aunque me doy cuenta que estuve un poco pijotera con la cantidad de semillas, pero la receta tiene la cantidad que tiene que ser) y una cubierta con limoncello para que nadie más la confunda por parecer simple. Y las semillas de amapola son atractivas en una torta. Tienen su propio gusto particular y agregan un crocante bien interesante.

Además del gusto intenso a limón, al momento de sacarla del horno se la pinta con una mezcla de jugo de limón recién exprimido y azúcar. Eso la hace ridículamente húmeda por días, aunque difícil que dure tanto. Pueden hacerlo directamente en el molde y esperar a que se enfríe del todo antes de desmoldarla – porque se puede romper si está tibia -, pero igual yo voy un poquito más allá y primero la desmoldo caliente nomás y con mucho cuidado, la doy vuelta y la pincelo con la mezcla de limón y azúcar también en la parte de abajo; de esa manera queda pareja y no la parte de arriba bien húmeda y la de abajo pidiendo agua pobre.

La he hecho de naranja y de mix de cítricos, las dos muy buenas alternativas. Tengo que probar de lima limón, creo que va a ser mi combinación preferida. Veremos.

Torta de limón, amapolas y glaseado de limoncello

Torta de limón, amapolas y glaseado de limoncello
 
Se puede hacer de naranja o mix de cítricos.
Rinde: 8 porciones
Ingredientes
Para la torta
  • 3 tazas (420g) harina 0000 tamizada (antes de medir)
  • 2 cucharadita polvo de hornear
  • ½ cucharadita sal
  • 225 grs manteca pomada
  • 2 tazas azúcar
  • ralladura de 2 limones
  • 4 huevos
  • 1 taza (250cc) leche entera
  • ½ cucharadita extracto de vainilla
  • 3 Cdas semillas de amapola
Para el glaseado
  • ⅓ taza jugo de limón
  • ⅓ taza azúcar
Para la cubierta
  • 1 taza azúcar impalpable
  • 3 Cdas limoncello u otro licor de limón
Modo de Preparación
Para la torta
  1. Prender el horno en 180°/190°C. Enmantecar un molde con tubo central y espolvorearlo con pan rallado fino.
  2. En un bowl tamizar juntos la harina, polvo de hornear y sal.
  3. En un bowl grande batir la manteca y agregar de a poco el azúcar y batir bien, unos 3 minutos. Agregar ralladura. Agregar los huevos de a uno y batir hasta que esté bien cremoso.
  4. En velocidad baja agregar los ingredientes secos en 3 veces alternando con la taza de leche en 2 veces, batiendo sólo hasta que se mezcle. Agregar vainilla, amapolas y mezclar.
  5. Volcar en el molde y nivelar la masa girando el molde de un lado al otro.
  6. Cocinar de 50 minutos a 1 hora o hasta que el probador salga limpio.
  7. Desmoldar sobre una rejilla con cuidado. Preparar el glaseado y pincelar.
Para el glaseado
  1. Mezclar el jugo y azúcar e inmediatamente pincelar la torta con la preparación. Dejar enfriar sobre rejilla de metal. Desmoldar y pincelar con los dos tercios restantes. Dejar enfriar totalmente.
Para la cubierta
  1. Mezclar azúcar con licor en un bowl y distribuir sobre la torta dejando que corra por los costados.

apenas adaptado de Cakes, de Maida Heatter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Ay, ay, ay …. qué cosa más rica , Paula. Qué privilegio ser tu compañera en la oficina !! Ja-ja!!
    La voy a hacer y te cuento. Esta con la amapola y el lemoncello me resulta elegante, sofisticada. Suelo hacer una similar de Blanca Cotta (con margarina en lugar de manteca) y el perfume del limón casero (? debería decir orgánico, no? ¡pero son de la casa de mi tía y prefiero lo de casero!). Así que de solo imaginar el perfume del limón invadiéndolo todo … hum …
    exquisito, Paula. Besos.

      • Yo soy anti-margarina. Si es manteca, que sea manteca, siempre va a ser más sano -por lo natural- que cualquier cosa que no salga de la naturaleza misma. Peeero… esa torta de Blanca Cotta (creo que la llamaba budín) era con margarina y a veces puedo comportarme con una cuadratura perfecta !! ja-ja !
        Quizá debería probarla con manteca, aunque llegado el caso pienso hacer la tuya. La dejaré como pendiente (a la prueba, digo). Bs.

  2. Paula! Gracias por la receta.. riquísima.. el limón vende! Estoy juntando ingredientes para probar uno de tus budines. Tenés onda con alguna receta de pan dulce? Es tiempo de alegría… es Navidad! Felicidades!

  3. Pingback: Helado de chocolate y Baileys - Cocina Central

  4. Pingback: Torta de manteca con glaseado de café - Cocina Central

  5. Pingback: Torta de naranja, caramelo y bourbon - Cocina Central

  6. Pingback: Torta de limón, ricota, polenta y arándanos - Cocina Central

  7. Hola Paula, quisiera saber de qué tamaño es el molde y en el desarrollo dijiste que habías sido poco la cantidad de las semillas de amapola, eso fueron las 3 cucharadas o ese es la cantidad corregida? Muchas Gracias!