Tenedor pinchando un cuadrado de cheesecake, topping de frutos rojos, plato blanco
Imprimir Receta

La Mejor Cheesecake Horneada

La mejor receta de cheesecake horneada! Con una base de chocolate y cobertura de frutos rojos. Hacela en un molde rectangular y alimenta a una multitud. El tiempo dado no incluye enfriamiento y refrigeración. Toma eso en cuenta.
Plato: Dessert
Cocina: American
Keyword: cheesecake, cubierta de frutos rojos, pastel de queso, torta de queso
Raciones: 12 cuadrados
Autor: Paula Montenegro

Ingredientes

Para la base de cookies:

  • 200 gr (2 tazas) de galletitas de chocolate, molidas
  • 110 gr (1/2 taza) de manteca o mantequilla sin sal, derretida

Para el relleno de queso crema:

  • 700 gr de cream cheese regular, a t° ambiente
  • 225 gr (1 taza) de queso agrio (sour cream) o queso crema, a t° ambiente
  • 250 gr (1 ¼ tazas) de azúcar
  • 5 huevos a t° ambiente
  • 1 cucharadita de extracto o pasta de vainilla
  • ¼ taza de crema de leche a t° ambiente

Para el relleno de frutos rojos:

  • 1 1/2 tazas de frutos rojos mixtos frescos o congelados
  • 3 –4 cucharadas de azúcar rubia o común
  • Jugo de medio limón
  • 2 –3 cucharadas de mermelada de frambuesa o mora

Elaboración paso a paso

Para la base de cookies:

  • Precaliente el horno a 180 ° C
  • Rociar con spray o enmantecar un molde rectangular de 20x24 cm, y forrar con un pedazo de papel manteca para que cubra el fondo y los dos lados largos del molde. Quedan los lados angostos sin papel. Esto facilita el desmolde; simplemente levantas el papel y sacas la cheesecake.
  • Moler las galletitas en el procesador de alimentos, agregar la manteca derretida y mezclar hasta que quede como arena húmeda.
  • O agregar galletas ya trituradas al bowl con la manteca derretida y mezclar con una cuchara.
  • Poner esta mezcla en el molde preparado y presionar firmemente sobre el fondo. Que quede compacto.
  • Hornear por 10 minutos. Dejar enfriar sobre una rejilla mientras se hace el relleno.
  • No apagues el horno.

Para el relleno de queso:

  • Precalentar el horno a 180ºC.
  • En un bowl grande, batir el cream cheese y el queso crema hasta que esté muy suave. Pueden usar una batidora de mano o un batidor de alambre. Si los quesos están a temperatura ambiente, mezclarlos a mano no debería ser un problema.
  • Poco a poco agregar azúcar y batir hasta que el azúcar esté muy bien incorporado.
  • Agreguar los huevos, en 2 veces, mezclando hasta que se incorporen bien.
  • Agreguar la vainilla y la crema de leche, revolviendo para incorporar.
  • Pon la masa en el molde preparado.
  • Hornee por 10 minutos a 180°, bajar el horno a 150 ° y hornear por otros 35-40 minutos. (Esto puede variar según su horno). En este punto, la cheesecake debe moverse bastante en el centro. No caigas en la tentación de hornearlo por más tiempo.
  • Apaguar el horno y, sin abrir la puerta, dejar la torta de queso adentro durante 1 hora.
  • Sacarla del horno y enfriarla del todo a temperatura ambiente.
    Envolver en plástico y refrigerar por 8 horas. Recomiendo 2 días de heladera para obtener la consistencia más cremosa.

Para la cobertura:

  • Ponga los frutos rojos, el azúcar y el jugo de limón en una cacerola pequeña.
  • Cocinar a fuego lento hasta que los jugos burbujeen y comiencen a verse almibarados, aproximadamente 5 minutos.
  • Retirar la sartén del fuego y agreguar 2-3 cucharadas de mermelada. Mezclar bien.

Armar:

  • Saca la cheesecake de la heladera.
  • Pasar un cuchillo sin filo por los bordes para despegar.
    Levantarla ayudándose con los pedazos de papel manteca que sobresalen de los lados. Tenger cuidado al colocarla en la fuenta de servir.
  • Cubra con la salsa de frutos rojos y servir.

Notas

  • Galletitas: usar galletitas comunes de chocolate. O de vainilla. La cheesecake también será increíble.
  • Ingredientes: todos los ingredientes del relleno deben estar a temperatura ambiente. Es la forma de asegurarse de que todos se mezclan bien y se logra un relleno sin grumos. Esto es muy importante y es parte de cómo lograr una consistencia cremosa.
  • Cremosidad: además de los ingredientes, hay que hornearla en un horno medio / bajo, apagarlo mientras la cheesecake todavía se mueve mucho y dejarlo al menos 24 horas en el refrigerador, envuelto. Sugiero refrigerarlo por 2 días. Me parece que la textura es superior.
  • Congelar: las tortas de queso pueden congelarse y, en mi opinión, muchas veces son más cremosos y más suaves después de uno o dos días en la heladera. Probablemente hay una explicación química.
  • Cobertura: tengan en cuenta la proporción de relleno y salsa de fruta. Esta no es una torta muy alta ya que se hornea en un molde rectangular, por lo que un exceso de cobertura no permitirá que brille el relleno.